Crítica de ‘Descanso En Poder’ de Dellafuente: lo comercial y lo creativo

Crítica del nuevo álbum de Dellafuente, 'Descanso En Poder (D. E. P.)', veintisiete minutos de música urbana y una declaración de intenciones del granadino.

Descanso En Poder tiene dos caras: la creativa y la comercial. Es la frontera en la que el artista granadino lleva años sintiéndose cómodo. Dellafuente no pretende disimularlo, al contrario, lo expone llanamente en la “Intro” que abre el disco:

Hay que buscar un híbrido, entre darle al mercado algo interesante, a la vez que se coman lo que nosotros queremos decirles.

Dellafuente en “Intro”

Dellafuente sale triunfante de ese híbrido porque es lo que lleva proclamando toda su carrera. De Graná pa’l mundo canta en “Palante y Patrás”, y es ese sentirse profeta en (y de su) su tierra la sazón e inspiración de toda su creatividad. Su folklore atemporal sustentado en la fórmula de quejíos más autotune siempre resultó una propuesta original. Y sigue resultándolo porque el artista no se duerme en los laureles del triunfo, continúa investigando nuevas sonoridades y pisando firme en cada terreno que le depara su camino.

Como de costumbre en sus trabajos, las colaboraciones potencian el carácter de cada uno de los temas y su deriva estilística. Lin Cortés, Novedades Carminha y Raimundo Amador, y su formación de trío con Antonio Narváez y Moneo ya dieron cuenta de ello en el pasado. También en este caso, la variedad de productores (El Guincho, David Marley, Chocklock o el propio Antonio Narváez) que aportan las bases, son un elemento clave a la hora de determinar la personalidad de cada uno de los cortes. En las letras, como de costumbre, Dellafuente se muestra coloquial a la par que genuino; sabe conectar con el público sin caer en frases simplonas.

El disco parte el trabajo intencionalmente creativo y lo explícitamente comercial (con la excepción de “Nubes”). Lo dedicado a la radiofórmula y el mercado empieza con “Palante y Patrás” un auténtico hit incontestable de discoteca. “Flores Pa Tu Pelo” recuerda bastante a la clase de singles que suele lanzar Dellafuente con asiduidad. “Libertad y Salud” es el tema más trap del álbum, con frases de lo más generacional (Con los niños viendo Gru, Tan mendigando Bizum/Super Saiyan como Trunks).

Curiosamente, ninguno de los single de adelanto del disco pertenecía a esa división comercial. “Yalo Yalé” y “La Recomellía” son esa destilación urbana de lo andalusí que tan bien domina el granadino, con letras y vídeos sin desperdicio. “Saturación” es una píldora experimental y sentimental a partes iguales que entremezcla una armonización vocal generada por altas dosis de autotune y vocoder. Además, es la divisón entre lo creativo y lo comercial en el conjunto del disco. No es especialmente original “Toco el Cielo” si miramos atrás en el catalógo de Dellafuente (incluso la colaboración con Maka es un clásico), pero es un comienzo retrospectivo interesante para el álbum. La perla final es “Nubes”; la coda del Coro de la Orquesta Ciudad de Granada es absolutamente celestial.

En los 27 minutos de Descanso En Poder, Dellafuente contacta con su propio techo en la habitación de la música urbana predominante. Ahora, está en su mano romper ese techo a base de experimentación. En proyectos anteriores (Ep. 01-Causa y su concierto en el MUBEA de Granada, por ejemplo), ha explorado la mixtura entre los instrumentos orgánicos y lo digital consiguiendo resultados sobresalientes; seguir explotando esa conjunción hasta conseguir algo realmente único podría ser un buen culmen.

Valoración En.Musiké

6.5 Composición
7.5 Letras
7.5 Música
7 Interpretación
7.8 Producción
7.3
Tags from the story
, , ,
Más de Miguel Hernández Morán

Por qué Ennio es MORRICONE

Fallece Ennio Morricone, el compositor que creó el sonido western, galardonado con...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *