AMARO FERREIRO: “Las salas son determinantes para el desarrollo de la música en vivo y de los nuevos artistas”

Con motivo de su concierto en el Café La Palma el próximo 16 de enero, entrevistamos a Amaro Ferreiro que se despedirá de su último disco ‘Personajes Secundarios’.

La pandemia frenó la presentación de Personajes Secundarios (2020), ¿te sabe mal o le has sacado un lado positivo?

El lado positivo es que en mayo, cuando fue el primer confinamiento, fui padre y la pandemia me permitió estar con mi hija todo ese tiempo. Fue una suerte haber tenido tanto tiempo para estar en casa y disfrutar de la niña. No hubo mucho espacio para lo artístico. Estoy trabajando con Iván [Ferreiro, su hermano] en su disco y hemos hecho una gira que ha estado muy bien. Una gira con proyecciones, de pequeño formato, “Cuentos y Canciones”, en la que lo hemos pasado muy bien. Pero con respecto a Personajes Secundarios, solo queda mirar hacia delante, si te quedas en que la pandemia te ha parado todo no sales de ese hoyo. Tampoco tengo la intención de retomarlo ahora. Los conciertos que voy a hacer son una manera de decir adiós a esto. Las cosas no se pueden retomar. Tenía un proyecto muy bonito con una banda grande, con músicos increíbles, mis amigos. Ahora solo queda la opción de ir yo solo con la guitarra. La pandemia nos ha precarizado más a los proyectos pequeños. Pero hay que hacer de tripas corazón y de lo que estoy contento es de que hace unos años no me hubiera atrevido a salir a tocar yo solo con mi guitarra, no llevo ni un pedal. De eso estoy orgulloso, de poder hacer un concierto yo solo con la guitarra y un micrófono. Algo he aprendido en estos años.

¿Te sientes más cómodo como personaje secundario o como protagonista?

Es un poco contradictorio el disco. Se llama Personajes Secundarios, pero en el fondo es el disco en el que he sido más líder. El título se refiere más bien a que me gusta contar historias y el protagonista de la historia nunca es el personaje principal, sino alguien que ve o mira algo, o habla de un tercero que seguramente es el personaje principal. Fue el trabajo en el que decidí liderar y salir de las sombras, ponerme al frente. Estoy súper orgulloso del disco, fue un ejercicio flipante para mí, aprendí un montón de cosas. Llegar al estudio y estar tan seguro de tus canciones y de cómo quieres que suenen, que ya no te importe que meta mano toda la gente que pase por ahí porque tu parte ya está contándose.

“Madrid en la actualidad” habla sobre el machismo, ¿crees que hemos avanzado algo en su erradicación o nos hemos estancado?

Es uno de los principales problemas del mundo y de este país, pero siempre hay algo por delante del avance del feminismo: la economía, ahora el covid, etc. Por ejemplo en esa canción parece que el personaje secundario es la mujer, pero en realidad el personaje secundario soy yo, que estoy durmiendo mientras cuento todo lo que pasa. Es lo que les pasa a los hombres. Los hay que están durmiendo, se sienten atacados y no se dan cuenta de que no va contra ellos, sino a favor de las mujeres. Yo creo que se ha avanzado mucho también. Zahara o Rigoberta Bandini han hecho una bandera de todo eso y su éxito también viene porque las mujeres y la sociedad lo estaban demandando. Siempre se dan pasos. Pero es como el horizonte, como una utopía. Nunca se llega realmente a la igualdad.

En Personajes Secundarios se te percibe especialmente refinado en los relatos de las canciones,  ¿sientes cierta plenitud como escritor de canciones?

Voy a cumplir 45 años la semana que viene y he dedicado toda mi vida a escribir canciones, si no sé hacerlo bien es que no sé hacer nada. Dicho esto, cuando hice Personajes Secundarios me sentía en un momento de plenitud. Las canciones se hacen de una manera muy extraña. Ni yo sé cómo son. Al principio son como pequeños bocetos, crees que tienes una, vas teniendo varias y las vas puliendo. Creo que Personajes Secundarios es el primer álbum que hago, no sé si conceptual, pero sí que tiene un sentido como conjunto. Es un disco cerrado pero muy heterogéneo, con los arreglos que pide la canción. Cada canción es un mundo, como me gusta a mí. Cuando te gusta una canción, te gusta vivir dentro de ella, te da el escenario que necesitas. 

En 2019 también lideraste la publicación del disco Hijos del Mediterráneo que homenajea una de las piedras angulares de nuestra música: Mediterráneo de Serrat. Sin embargo no cantas ninguna de las canciones del álbum, ¿por qué?

Por pudor. Creo que era un disco que tenían que defender grandes artistas y, aunque a veces mi ego es bastante grande, aún no llego a tanto. No me veía entre Jorge Drexler, Josele Santiago, Miren [Iza (Tulsa)], Xoel López, y toda esta gente maravillosa a la que convencí para hacer esto. A mí me gustaba más la parte de producir ejecutivamente y promoverlo, convencer a Ricky [Falkner] de que lo hiciera y disfrutar y aprender del proceso. De alguna manera fue la semilla de Personajes Secundarios. Y aunque no tiene nada que ver con Hijos del Mediterráneo, en el fondo veo esa misma heterogeneidad de las canciones. Es un disco muy cerrado instrumentalmente, pero también cada canción habla de una cosa muy concreta. Hijos del Mediterráneo fue como hacer un máster en Mediterráneo.

¿Qué otros autores de nuestra música son tus grandes referentes?

Me va cambiando mucho en el día a día. De los últimos discos que he escuchado, Ángel Stanich me parece que tiene un universo propio fascinante, y el de Tulsa también es fascinante. Ahora estoy esperando el nuevo disco de Egon Soda. Son de mis bandas de referencia.

¿Crees que se tiene en consideración la labor que hacen las salas como espacio para artistas que no son de masas?

La verdad que no. Se las ha dejado de lado, no por la pandemia, sino mucho antes, y creo que las salas son determinantes para el desarrollo de la música en vivo y de los nuevos artistas. Bueno, y de los viejos como yo que en el fondo no tienen un público tan grande para llenar otros recintos. Ahora que está de moda hablar de la macrogranjas, creo que deberíamos pensar en las macrogranjas en muchos otros aspectos de la vida que no son exclusivamente cárnicos. Los festivales son una especie de macrogranjas, y hay que pensar en los pequeños agricultores de pop también. Las salas son la cantera de la escena y del público. Además de los grupos, había público que acudía a las salas cada semana, y ese público es el que cuesta reconocer dentro de los festivales. Quizá a los verdaderos melómanos no les gusta ir a los festivales y puede que este boom  de los festivales nos haya impedido ver a otros grupos en un ambiente más íntimo. Esperemos que todo se relaje a partir de la pandemia y que cuando eso ocurra, alguien, desde las instituciones, decida ayudar a las salas, que lo necesitan.

¿Qué puede esperar el público de tu concierto del día 16 en el Café La Palma?

La gente que venga va a asistir a una especie de despedida. Llevo viviendo en Madrid casi los últimos diez años y en unos meses me voy a vivir a Galicia. Quería despedirme del público que ha venido a verme durante estos años en Madrid. Así que es una despedida de Personajes Secundarios y de la ciudad de Madrid, que tanto nos ha dado en estos años y que tan poco nos da últimamente.

Más de Miguel Ángel Hdez. M.

Crónica del concierto de Kutxi Romero en Madrid

Kutxi Romero llenó dos noches consecutivas el Teatro EDP Gran Vía en...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *