RetroCrítica – ‘Blonde’ de Frank Ocean (2016)

Con motivo del cuarto aniversario del lanzamiento de 'Blonde' (20 de agosto de 2016), segundo disco de Frank Ocean, repasamos esta obra capital de la música contemporánea.

Cuando escuchas por primera vez un disco o un artista, lo mínimo que esperas es que no te deje indiferente. En el caso de ‘Blonde’ (2016), de Frank Ocean, no es que el conjunto del disco deje poso, es que cada canción es un crisol de sonoridades y conjunciones sondeadas hasta el extremo. Los temas se suceden como una caja de sorpresas, como una matrioska en la que cada figura presenta elementos nuevos y súbitos.

‘Blonde’ se abre con “Nikes”; Ocean presenta los argumentos principales del disco: sonoridad contemporánea, huida del exceso de elementos y la sobreproducción, combinación de orgánico y electrónico, y variedad de registros. Como sucede en cortes sucesivos, “Nikes” tiene varias partes cuya instrumentación no tiene mucho que ver entre sí, pero que fluyen en la canción. En este caso, la primera se constituye de una caja de ritmos, sintetizadores discretos y una voz robótica. En la segunda, solo se mantienen los sintentizadores, la caja de ritmos desaparece, y el protagonismo lo acapara el arpegio de una guitarra.

De nuevo, las guitarras cobran fuerza en “Ivy”, y es que Blonde es un disco muy guitarrero. Eso si, huye de distorsiones y sonoridades manidas. “Ivy” es de lo más austero, dos guitarras eléctricas y la voz de Frank Ocean firman un tema redondo. Y es algo recurrente en el disco, el cantante cuenta con poco acompañamiento más que un órgano en “Solo”, y en “White Ferrari” la parte instrumental alterna un teclado y una guitarra con poco más ornato. Aunque también hay tiempo para la grandilocuencia. “Pretty Sweet” es un caos tan soberbio y sublime que cuando termina, ese coro infantil parece dejarte vacío.

Si bien el estilo de Blonde encaja bastante con los parámetros comerciales, el espíritu creativo y experimental de Frank Ocean es innegable. Es palmario que con sus canciones no buscan agradar a ningún oyente. Incluso dentro del álbum aparecen cortes que se escapan de la definición de ‘canción’, más bien son interludios de poco más de un minuto, alguno de ellos ni siquiera musicales: “Be Yourself” es la grabación de una conversación telefónica con su madre con las drogas como temática principal, “Good Guy” es una píldora musical aparentemente casera, “Solo (reprise)” un rap express, “Facebook Story” un microrrelato sobre la red social, y “Close to You” resulta un breve corte electrónico. En Blonde cabe todo.

Durante la hora que dura el disco, Frank Ocean expone, a través de distintas vías, su visión de la sociedad y su sentir en ella; en definitiva expone su propio relato. Cuenta, además, con cantidad y calidad en las colaboraciones, a las que no siente la necesidad de dar demasiado protagonismo en los temas, pero si un papel concreto. Beyoncé se encarga de los coros astrales de “Pink+White” y Kendrick Lamar rapea sobre “Skyline To”, pero su identidad no se percibe. Entre las colaboraciones, sorprende el nombre de Jonny Greenwood, guitarrista de Radiohead, que se encargó de los arreglos de cuerda que llevan la genialidad de “Seigfried” a otra dimensión.

Blonde es un disco atrevido, sin complejos y certero. Original, no teme bandear de una sonoridad a otra. Bebe de todas las fuentes y de ninguna. Escapa con naturalidad de las referencias. No necesita ser auditivamente agradable, lo desagradable al oído tiene cabida, pero está integrado con tal maestría que encaja a la perfección en cada pieza. El tiempo lo ha situado como uno de los discos capitales de esta década, de los que beben todo lo que se hace después. Frank Ocean afirmó que las grandes influencias en la grabación de Blonde fueron The Beatles y The Beach Boys. Tiene bastante sentido si se enfoca, no desde lo estilístico o lo estrictamente musical, sino desde la idea de la experimentación en el estudio, del traspaso de fronteras en las texturas y desde la necesidad de vanguardia.

Valoración EnMusiké

9 Composiciones
8 Letras
9.5 Música
9 Interpretación
10 Producción
9.1
Más de Miguel Hernández Morán

Lorca en la Música Popular (II): Leonard Cohen – ‘Take this Waltz’

La admiración de Cohen por Lorca es de sobra sabida por cualquier...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *