ARA MALIKIAN: “Nadie ha igualado a Paco de Lucía. Es un referente, un espejo donde mirarse”

dav
Entre lo académico y lo popular, entre lo oriental y lo occidental; Ara Malikian es más que un violista, es un músico genuino que ha encontrado la inspiración en su propio carácter y en cada rincón del mundo que ha conocido.

Entre lo académico y lo popular, entre lo oriental y lo occidental; Ara Malikian es más que un violista, es un músico genuino que ha encontrado la inspiración en su propio carácter y en cada rincón del mundo que ha conocido. Royal Garage, su último álbum, es un disco doble conformado por composiciones propias y versiones en la que el violinista libanés se acompaña de artistas de talla internacional como Bunbury, Andrés Calamaro, Kase O, Estrella Morente, Franco Battiato o Serj Tankian. Una vez más, Ara Malikian demuestra que es un artista definido por su carisma, tal y como ha retratado el prestigioso fotógrafo Anton Corbijn en el libreto de Royal Garage.

Uno de los cortes de adelanto de Royal Garage fue una versión de “El Extranjero” de Bunbury, cantado por él mismo ¿Cómo de identificado te sientes con la letra?


Hemos escogido esta canción como uno de los adelantos porque tiene un sonido muy bohemio, muy zíngaro, muy mediterráneo, con el que me siento muy identificado. Pero sí, sobre todo porque siento una afinidad especial con la letra, más aún en estos tiempos que hay tantos prejuicios sobre la inmigración y sobre todo lo de fuera. Aunque es una canción muy antigua de Bunbury, la letra tiene un mensaje muy actual y muy necesario hoy en día, con el que me identifico. Con la salvedad de que yo no me siento extranjero, me siento una persona del mundo allá donde voy.

¿En qué momento dejaste de sentirte extranjero en España?

Cuando llegué a España ya había superado esa sensación. Con 15 años dejé el Líbano para continuar mi formación en Alemania, en ese momento si que me sentí de otro planeta, más que nada porque era la primera vez que salía de mi país. Llegaba a Alemania sin mis padres, sin conocer a nadie, ni el país, ni sus costumbres. Fue muy difícil. Sin embargo, supuso un aprendizaje bestial. Cuando tienes 15 años y no tienes a nadie que te controle ni que te guíe es muy fácil perderse, la música me libró de caer en cosas oscuras, en tentaciones. Gracias al violín siempre he estado centrado en mi pasión, la música.

¿Te sientes un artista puente? Entre lo académico y lo popular, entre lo oriental y lo occidental.


Hasta hace un tiempo me sentía así. Ahora me siento un músico, a secas. Para mi ya no hay distinción entre lo occidental y lo oriental, ni el jazz o lo académico. Todo es música que hago a mi manera, incluso puede que de manera equivocada. Obviamente si toco flamenco, no va a ser flamenco puro, va a ser flamenco a mi manera; igual que el tango, el jazz, lo clásico… Ya he superado todas las críticas, incluso los insultos provenientes de los sectores más puristas. Lo importante es que, si lo disfruto yo, puede hacer disfrutar a los demás.

¿Qué opinión te despiertan músicas urbanas en auge como el rap o el trap? A priori, son estilos, estéticamente muy alejados de tu música, sin embargo, en el disco cuentas con la colaboración de Kase O.


Personalmente estoy abierto a todo. Es lo que tiene el arte, la música. Siendo artista no puedes ser cerrado, tienes que ser tolerante y respetuoso, de lo contrario no vas a crecer. Aunque siempre me ha gustado el rap, no soy un experto, pero vi lo que hace Kase O y me encantó. Al escucharle me imaginé que podía rapear sobre uno de los temas y él se prestó a colaborar. Es un tema muy loco, con una sección de cuerda muy clásica, pero Kase se adaptó muy bien. Es un artista impresionante, y salió algo precioso. El arte no tiene que tener reglas. Si te llega al corazón, entonces vale.

¿Qué te ha aportado la cultura española como músico?


He viajado mucho, pero llegar a Madrid, a España fue muy inspirador. La música tradicional española, el flamenco…es música muy rica, de raza, pero a la vez inspirada por la música mediterránea, la música árabe, judía, occidental. Además, España es el único país de Europa que funciona como puente a Latinoamérica y gracias a eso he descubierto muchos géneros latinoamericanos de los que no tenía conocimiento cuando vivía en Inglaterra o Alemania.

Escuchando tu discografía, se puede decir que 15 fue un punto de inflexión importante. En este sentido ¿Qué ha supuesto Royal Garage?


Es verdad que 15 fue un gran cambio. Antes de grabarlo hacía muchas cosas; hacía danza, teatro, me metía en bandas… pero no me centraba. Con 15 pude reestructurar todo y, a partir de ahí, encontrar mi personalidad. Ahora, en Royal Garage, lo que hemos hecho es completamente nuevo porque tengo claro lo que quiero. No es algo definido, es lo que me emociona.
Antes de hacer este disco, las multinacionales me habían dicho “ahora tienes que centrarte y hacer algo serio; si quieres hacer un disco de rock, que sea solo de rock; si es clásico, todo clásico; pero estas mezclas ya no funcionan”. Yo intento hacerles caso, pero no me sale, es imposible, me gustan muchas cosas y las unifico a mi manera.

¿Qué tienen en común Bach, Radiohead, Debussy, Led Zeppelin y Piazzola? Músicos a los que has interpretado a lo largo de tu carrera.


Lo que tienen en común es que emocionan, que para mi es lo único que importa. Son artistas muy distintos, pero todos te llegan al corazón.

¿Crees que el encorsetamiento de los recitales clásicos/académicos debe quedar en el pasado? Contrasta con tus conciertos, en los que se puede ver como pones a bailar a toda una orquesta de más de 50 músicos.


Personalmente, ahora me sería imposible actuar en ese ambiente tan encorsetado. Tampoco puedo opinar por otros que quizá si necesitan ese ambiente y que por el hecho de haber crecido con esas reglas, no pueden escaparse de ellas. Pero tampoco creo que todos deban ser como yo.

¿Cómo compones? A partir de métodos de composición de conservatorio o más a través de la intuición como suele ocurrir en la música popular.


A la hora de componer pienso siempre en el directo, ya que todas esas piezas las voy a interpretar yo mismo después en el escenario. No sé si es una deformación profesional pero siempre compongo pensado en cómo sonaría la pieza con mi banda, con mi violín, a mi medida para el directo.

¿Piensas que cualquier persona puede ser un “creador” o quizá algunos solo estén preparados para ser “intérpretes”?


Todo ser humano nace con capacidad creativa, simplemente es dejarse llevar, creer en ti y que no te hagan pensar que porque otros, a priori, son mejores, tú ya no tienes esa cualidad. Por ejemplo, cualquier estudiante de conservatorio puede ser un creador, pero dentro de la disciplina del conservatorio es difícil ser creativo porque te imponen lo que tienes que hacer.

¿Qué músicos españoles te parecen más interesante?


Si tuviera que elegir uno, por desgracia está muerto, pero es el más grande, no solo de España, sino del mundo. Ese es Paco de Lucía. Nadie ha igualado su arte, no solo para el flamenco, para la música. Es un referente, un espejo donde mirarse.

Más de Miguel Hernández Morán

Little Richard, pionero del rock ‘n’ roll, fallece a los 87 años

El artista estadounidense Little Richard, pionero del rock and roll, ha muerto...
Leer más

4 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *